El vino y su color

El vino y su color

Aunque lo más evidente es clasificar el vino en rosado, blanco y tinto por su color; dentro de cada categoría existe una amplía variedad de tonalidades que nos dan mucha información sobre el mismo.  Los responsables del color definitivo de un vino son los polifenoles, estos a su vez se dividen en antocianos y taninos. 

El antociano y el tanino son sustancias antioxidantes, beneficiosas para la salud, pero sus radicales libres se van perdiendo con el oxígeno y de ahí que los colores de los vinos evolucionen desde colores púrpura muy vivos en los vinos jóvenes hasta colores teja en vino que están en el límite temporal del consumo o que lo han rebasado.

Hoy profundizamos en la influencia del color en el vino tinto. 

Otros factores que influyen en el color: 

EL CLIMA: el sol y la pluviometría, que determinan la cantidad de polifenoles en las pieles y pulpa, por lo que vinos con mayor insolación e índices de estrés hídrico adecuados tendrán colores más intensos y profundos.

ELABORACIÓN: la evolución determina en gran medida . En un joven encontraremos colores vivos debido a que permanece poco tiempo en botella. Cuando es criado en barrica la micro oxigenación que recibe hace que sus tonos pasen a cerezas y rojos. Y medida que las crianzas en botella y las barricas se hacen más largas los colores pierden intensidad acercándose a colores teja. Es la evolución del tiempo en el color del vino.

ZONA DE PRODUCCIÓN: algunos factores como la altura del viñedo y la dirección de planeación provocan concentraciones de antocianos mayores y por tanto variedades. 

Está claro que el color es parte de la experiencia completa de una buena copa de vino. Aunque cuando tomamos un sorbo y entornamos los ojos de placer, nos olvidamos un poco de él para pasa a otras nuevas sensaciones.

 

Share
Categories
Tags
  • There are no tags for this post
lamolineraetxea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

back to top
×