Historia

 

La historia de nuestra casa

Tradición familiar

La Molinera Etxea es una casona del siglo XVII de piedra de sillería. Posee el mayor alero del pueblo destacando los canes labrados en madera.

En los años 60 a parte de vides también abundaba el olivo y el cereal. En mi casa éramos siete hermanos y entonces mi padre Joaquín Zuñeda decidió poner en marcha un molino eléctrico para la zona, pues era otra forma de sacar un duro. Mi madre María Estíbaliz colaboraba con sus trabajos de lechera, siendo una de las mejores lecheras de Samaniego.

El Molino fue uno de los lugares de encuentro para la gente de los pueblos de alrededor. Dejó de moler en los años 80 pues ya había viñedos y otra forma de vida.

Con el paso de los años llegó el momento de hacer una reforma total de la toda la casa, sin modificar su estructura ni perder su esencia consiguiendo así crear una acogedora Casa Rural.

 

 

screen3

 

Desde 2007

Casa rehabilitada

Somos descendientes de la familia Zuñeda-Estíbaliz, Edurne y Amaia, madre e hija .

Esta casa perteneció a nuestros antepasados, una casa que por herencia ha llegado a nuestras manos.

En el año 2007 comienza la andadura de La Molinera Etxea, tras una intensa rehabilitación intentando conservar todas las maderas nobles así como la estructura original de la casa.

 

 

Apostamos por el Enoturismo

Orgullo y satisfacción

La idea de convertirla en Casa Rural llevaba años rondándome por la cabeza y llegó el momento de hacerlo realidad al llegar mi hija a la mayoría de edad por un lado más la situación de deterioro que ya tenía la casa por el paso de los años por otro. Teniendo en cuenta el futuro de la zona vitivinícola en la cual vivimos así como el turismo que cada vez más elige esta zona como destino preferente.

Nuestro motor no fue el crear un negocio, sino mantener en pie la casa de nuestros antepasados los cuales nos han legado el cariño a esta tierra y el seguir cuidando nuestras tradiciones y nuestro amor al vino.

Así como el ser hospitalarios con todas las personas que pasan por nuestra casa.
Satisfacción ha sido una de las palabras más repetidas a lo largo de todos estos años, tanto entre los clientes como entre nosotras, y estamos orgullosas de ello.

 

 

MOLINERA ETXEA-325

 

¡GRACIAS! ESKERRIK ASKO! ¡THANK YOU!

back to top
×